Por:  Mirna Torres – Directora Editorial de Belleza @mimabeautyatelier

A medida que vamos creciendo y madurando es mucho más importante cuidar nuestro sistema inmunitario pues es cuando nuestro cuerpo está más propenso a enfermedades e infecciones. Mantener una dieta saludable, que incluya alimentos que contengan las cantidades adecuadas de antioxidantes, nos ayudará a que nuestra defensa natural esté en una condición óptima, con la capacidad de neutralizar los radicales libres.

¿Qué es el sistema inmunitario y cómo funciona?

El sistema inmunitario es una red de células, tejidos y órganos que ayudan al cuerpo a combatir infecciones y otras enfermedades.  El sistema inmunitario defiende tu cuerpo contra sustancias que se consideran dañinas o extrañas. Estas sustancias se llaman antígenos, las cuáles incluyen gérmenes, bacterias, virus, sustancias químicas y toxinas.

Cuando el sistema inmunitario reconoce un antígeno lo ataca, a esto se le llama respuesta inmune. Parte de esta respuesta es producir anticuerpos. Los anticuerpos son proteínas que actúan para atacar, debilitar y destruir antígenos. El cuerpo también produce otras células para combatir al antígeno.

El sistema inmunitario recuerda al antígeno. Si vuelve a reconocerlo, puede identificarlo y enviar rápidamente los anticuerpos correctos. Gracias a este mecanismo, en la mayoría de los casos no nos enfermamos. A esta protección contra una determinada enfermedad se conoce como inmunidad.

Hábitos sanos más alimentación antioxidante

Los hábitos de vida saludables y una dieta rica en alimentos antioxidantes son fundamentales para mantener sano y activo nuestro sistema inmunitario.  Factores como la falta de actividad física, consumo de alcohol, fumar, y la mala alimentación lo comprometen y debilitan.  Evitar los alimentos procesados, la comida rápida, así como las frituras es el punto de partida.

Algunos micro nutrientes como hierro, selenio, zinc, vitaminas B6, B12, A, C, D, E y magnesio se deben consumir con frecuencia para mantener nuestras defensas en buen estado.  Es importante CONSULTAR CON SU MÉDICO antes de consumir cualquier suplemento, y no hacerlo sin supervisión.  

Alimentos que para nuestra defensa

Entre los alimentos que pueden ayudar la linea de defensa del sistema inmunológico, y que puede incluir en su dieta diaria, destacan:

  1. Cítricos: Limones, naranjas, pomelo y mandarina, son ricos en vitamina C que estimula la producción de glóbulos blancos, claves para combatir infecciones  y son recomendados para prevenir resfriados.
  2. Brócoli:  Aporta minerales y vitaminas, como la A, C y E, además de antioxidantes y fibra. La mejor manera de obtener todos sus nutrientes es cocerlo lo mínimo posible (blanqueado) o, mejor tomarlo crudo, después de lavarlo con vinagre para eliminar bacterias.
  3. Jengibre:  Combate el dolor de garganta, es un paliativo contra las náuseas, mejora la digestión, tiene propiedades antinflamatorias, hay estudios que sugieren que  regula el metabolismo y mejora el sistema inmunitario
  4. Kiwi: El kiwi es una bomba nutricional, contiene el doble de vitamina C que la naranja, el doble de vitamina E del aguacate, y una gran cantidad de vitamina A, tiene igual cantidad de potasio que el banano, así como vitamina K, que estimula los glóbulos rojos, además tiene fibra dietética que ayuda a reducir el estreñimiento y colesterol.
  5. Pescados Grasos: Los pescados grasos como el salmón y el atún son ricos en ácidos grasos Omega-3 que ayudan a combatir la artritis reumatoide, enfermedad que ocurre cuando el sistema inmunológico ataca nuestras articulaciones estando sanas. El consumo de pescados azules como el bonito, pez espada, anchoas y sardinas es fundamental para prevenir enfermedades.
  6. Té Verde: Esta bebida contiene polifenoles y Epigalocatequina Galata, compuestos beneficiosos que ayudan de manera extraordinaria la capacidad de aumentar el número de lifocitos T, células de defensa contra enfermedades. Estudios hechos en países como China y Japón, donde el consumo de está infusión es un hábito, han encontrado menos diabetes, hipertensión y cáncer en la población general.
  7. Espinacas: Al igual que el brócoli, la espinaca tiene grandes cantidades de antioxidantes que fortalecen la capacidad del sistema inmunológico para combatir infecciones. El poder nutritivo de la espinaca está en las vitaminas y minerales como el hierro.

Recomendamos consultar al nutricionista para obtener un plan completo de alimentación ajustado a sus requerimientos.

Para recordar

Además de una dieta balanceada, rica en nutrientes y antioxidantes, los siguientes consejos también le ayudarán a mantenerse saludable:

  • Lavarse las manos frecuentemente
  • Hacer ejercicios de forma moderada, como caminar al menos 30 minutos diariamente.
  • Dormir bien para recargar energías
  • Regular el estrés, ya que éste debilita las defensas.

 

La nutrición es importante para todos.  Lo que comemos influye en el correcto funcionamiento de nuestro sistema inmunológico. Junto con la actividad física y mantener un peso óptimo, la buena alimentación es el hábito que hace posible que nuestro cuerpo permanezca fuerte y saludable.