Por  July Bello – @jb9862

 Ansiedad es una palabra que se ha hecho muy común durante la pandemia pero ¿qué es? ¿cómo podemos identificarla? Y ¿En qué se diferencia del estrés?

Un estrés intenso ya se convierte en ansiedad, mientras que el miedo es la emoción que sentimos en presencia de una amenaza. Un estrés mal manejado lleva a la ansiedad generalizada

La ansiedad es un sistema de alarma, se expresa con inquietud, nerviosismo, preocupación, temor o pánico por lo que está a punto de ocurrir,  es una sensación de un peligro, es una reacción humana natural que afecta al cuerpo, a la mente y a la conducta, y hace que una persona se ponga en alerta,  se concentre y se prepare para enfrentar situaciones.

La ansiedad puede ayudarnos a hacer lo mejor posible en situaciones que requieren nuestra actuación, forma parte de lo que es la función básica de supervivencia que se activa cuando percibimos un peligro o una amenaza.

Es completamente normal preocuparse cuando las cosas se ponen estresantes y complicadas. El problema es cuando estos síntomas persisten, y esto afecta a personas de todas las edades: adultos, adolescentes y niños en su vida cotidiana.

Podemos medir la ansiedad en tres niveles:

 

  • Leve: miedo escénico, tristeza, deseos de comer sin tener hambre, mucho sueño.
  • Intermedio: terror a muchas cosas, letargo, dolor de cabeza, cansancio, falta de sueño o insomnio, boca seca.
  • Intenso: ataque de pánico, mareos, dolor en las mandíbulas, taquicardias, molestias estomacales, hormigueo en las piernas, arritmias cardiacas. latidos fuertes, problemas cardiovasculares, problemas músculo-esqueléticos, rigidez, problemas de la memoria.

Cuando la ansiedad es demasiado constante o intensa puede hacer que una persona se sienta preocupada, distraída, tensa y siempre alerta. Los trastornos de ansiedad se encuentran entre los problemas de salud mental más comunes en nuestra sociedad.

La ansiedad presenta síntomas diferentes, sin embargo, tenemos que tomar en cuando ésta es muy frecuente, es muy intensa, es desproporcionada respecto a la situación del momento e interfiere en la vida diaria de la persona y en su felicidad, entonces se requiere de la ayuda de un profesional capacitado en la materia.

Los síntomas del trastorno de ansiedad pueden presentarse de repente o aumentar poco a poco y persistir por un periodo de tiempo prolongado.

A veces la ansiedad crea una sensación de fatalidad y aprensión que aparece sin ninguna razón. Mientras tanto, los síntomas de la ansiedad pueden estar afectando tu salud generando consecuencias físicas como presión arterial alta, enfermedades cardíacas, problemas musculares, alteraciones en la concentración, fatiga, letargo, cansancio, obesidad y diabetes.

Aunque algunas veces da la sensación de pensar que es una enfermedad grave; ser capaz de reconocer los síntomas comunes de la ansiedad puede ayudarte a controlarlos, a continuación te presento los más comunes

 

En tu cuerpo

Dolor de cabeza.

Tensión o dolor muscular en diferentes partes del cuerpo.

Dolor en el pecho.

Fatiga.

Inquietud.

Cambios en el deseo sexual.

Malestar estomacal.

Problemas de sueño.

Entumecimiento u hormigueo.

Sentirse caliente.

Bamboleo en las piernas.

Incapacidad para relajarse

Mareos o aturdimiento.

Taquicardia.

Sensación de calor.

Manos temblorosas.

Temblores generalizados.

Dificultad para respirar.

Indigestión o molestias estomacales.

Desmayo.

Cara sonrojada.

Sudoración (no debido al calor).

 

En tu estado de ánimo

Miedo a perder el control.

Miedo a que ocurra lo peor.

Miedo a morir.

Nerviosismo.

Inestabilidad emocional.

Arrebatos de ira.

Falta de motivación o enfoque.

Sentirse abrumado.

Irritabilidad o enojo.

Tristeza recurrente o persistente.

 

En tu comportamiento

Consumo de comida en exceso o por debajo de lo normal.

Drogadicción.

Alcoholismo.

Consumo de tabaco.

Aislamiento social.

Práctica de ejercicio con menos frecuencia.

 

Medidas generales 

Para controlar la ansiedad recomiendo dormir lo suficiente y tener una alimentación saludable y equilibrada. Hacer ejercicios es muy importante porque liberan dopamina y nivelan los niveles de serotonina, el neurotransmisor cerebral de la felicidad que actúa en las emociones. Evitar el tabaco, el exceso de cafeína y alcohol, y el uso de sustancias ilegales.

Cuándo buscar asistencia.

Siempre es importante consultar al médico para descartar cualquier problema de salud con los mismos síntomas de ansiedad o de un ataque de pánico, ya que señales como dolor en el pecho, dificultad para respirar, dolor en la mandíbula o en la espalda, dolor que se irradia al hombro y al brazo, sudoración, mareos o náuseas, fuertes dolores de cabeza o cefaleas, pueden ser signos de advertencia de un ataque cardíaco.

Ver a un consejero o terapeuta profesional puede darte las estrategias que te podrían ayudar a identificar las fuentes de tu ansiedad y aprender nuevas herramientas para afrontarla.

Entre las estrategias as importantes para ayudarte a combatir el estrés y la ansiedad son:

1- Hacer actividad física con regularidad, como caminar, bailar o practicar algún deporte.

2-Practicar técnicas de relajación, tales como respiración profunda, meditación, yoga, taichi o masajes, orar, escuchar música clásica de violín preferiblemente.

3-Mantener el sentido del humor, reírse a carcajadas, ver programas o películas cómicos.

4-Pasar tiempo con la familia y los amigos, siempre y cuando sean personas positivas, si son tóxicas y negativas apártalas de tu entorno.

5-Reservar tiempo para pasatiempos como leer un libro, aprender un idioma, cantar, tocar un instrumento.

6-Trata de encontrar maneras activas de controlar el estrés.

7-Tomar un baño tibio, lavarte la cara con agua fría

8-Estar solo. Reflexionando sobre cómo has mejorado. Pensando en eventos agradables. Recuerda que tú eres el arquitecto de felicidad, la felicidad depende de ti, nadie te puede hacer feliz si tú no estás en armonía contigo mismo.

9- Escuchar a los demás. Involucrarte en conversaciones con temas constructivos y que tú puedas aprender de ellos.

10- Crea un espacio pequeño para pintar, dibujar y crear lo que quieras

11- Piensa en tu autovaloración, hazte preguntas poderosas cómo ¿quién soy?, ¿qué quiero en la vida? Piensa qué eres una persona que puede hacer frente a todos los obstáculos que encuentre en el camino.

12- Ayudar a un amigo a hacer frente a sus problemas también es una forma de fortalecerte.

 

Las formas inactivas de controlar la ansiedad, como ver la televisión, navegar por Internet o jugar video juegos, pueden aumentar el estrés a largo plazo.

Por último, y no menos importante, debes saber que el estrés y la ansiedad están correlacionados entre sí. La mayoría de veces se pueden confundir al diagnóstico. Si sientes que la tensión te está afectando en exceso, consulta a un profesional de la salud mental ya que nada sustituye a las herramientas personalizadas que éste te va a dar según tu caso.